Skip to content

Vestigios y arqueología de la guerra

Guerra civil

Hasta hace pocos años la principal vía de transmisión del conocimiento científico de la Guerra Civil han sido las publicaciones impresas, pero cada vez está tomando más importancia el análisis de las huellas y vestigios que perviven junto a nosotros. La memoria colectiva de un pueblo depende en gran parte de la transmisión oral y de las imágenes. Estas duran y pasan de generación en generación, aunque sus significados originales se borren con el tiempo y sean sustituidos por otros, sirven de apoyo a los relatos de la memoria transmitidos por los individuos, creando una realidad visible, capaz de hablar por sí mismas, aunque lo que las imágenes representan, “sigue siendo de hecho incomprensible sin un envoltorio verbal que relacione las figuras y las escenas con relatos y creencias” (Pomian). La guerra puede verse en muchos lugares. Aunque hay zonas donde hubo frentes de combate y los vestigios son numerosos todavía, los restos del conflicto se pueden seguir de múltiples maneras y, prácticamente, por todo el territorio español. Incluso muchos permanecen ocultos bajo tierra, lo que en muchos casos ha garantizado su conservación. Trincheras, refugios, bunkers, campos de aviación y muchos escenarios rurales y urbanos cualesquiera donde transcurrieron acontecimientos relevantes se pueden ver, algunos en muy buen estado, recuperados para el turismo, otros en completo abandono y muchos bajo tierra todavía, esperando recursos para proceder a su excavación arqueológica. La arqueología de la guerra está mostrando en los últimos años una intensa actividad en la recuperación de muchos de estos vestigios, sobre todo los situados en los más importantes frentes de batalla de la guerra.

La mayor parte del actual territorio de Castilla-La Mancha se mantuvo en la retaguardia republicana. Los restos de fortificaciones se encuentran en los dos principales frentes de batalla, Toledo y Guadalajara. El día 28 de agosto de 1936, las tropas del Ejército de África se adentraron en. la provinia de Toledo por el municipio de Calzada de Oropesa. La columna, al mando primero de Yagüe y después de Valera, atravesó la provincia de oeste a este en dos meses, finalizando su travesía el 26 de octubre en El Viso de San Juan, a razón de 11,5 kilómetros por día. La provincia toledana quedaba en dos: la del norte del Tajo en poder de las tropas franquistas y la del sur que permaneció fiel a la República hasta marzo de 1939. En Guadalajara, entre el 8 y el 23 de marzo de 1937, se desarrolló una de las principales batallas de la lucha por Madrid, que supuso la primera derrota del fascismo internacional y el último intento del general Franco de tomar Madrid, variando su objetivo hacia el norte. 

Autor: FAM

Fotografía aérea de 1939.

Localizaciones relacionadas

Estas son algunas de las localizaciones relacionadas  con las que puedes interactuar en el mapa.

Fuente del Moro: Nido de ametralladora 2
Nidos de Ametralladora en Alcaudete de la Jara 3
El Frente Sur del Tajo: Cigarral de Menores
El Frente Sur del Tajo: Trinchera Republicana 21
Huérguina: Cerro de Enmedio
Trinchera Republicana 4

Acontecimientos relacionados

Estas son algunos de los acontecimientos relacionados que puedes visitar.

Ruta de guerra en Ciudad Real