Skip to content

La guerrilla antifranquista

Dictadura franquista

A partir de la finalización oficial de la Guerra Civil, el primero de abril de 1939, se generalizó por buena parte del país, sobre todo en las zonas montañosas, la lucha armada contra el régimen de Franco. En la España de la posguerra, el único horizonte para muchos republicanos era la muerte. El dilema consistía en la forma de enfrentarla: aceptándola resignadamente o rebelándose contra ella y dejando testimonio de esa rebeldía. Los que optaron por la segunda opción articularon un mensaje que era simultáneamente una amenaza (para el franquismo) y una llamada de auxilio para las democracias europeas. Para el régimen franquista, se trataba simplemente de un problema de orden público, de moderno bandolerismo que había que silenciar para no inquietar a los españoles y a las potencias extranjeras. El Estado tejió una red de silencios en torno a la guerrilla, estableciendo un programa minucioso para hacerla invisible, utilizando para ello el férreo control que el nuevo Estado ejercía sobre los medios de comunicación. La guerrilla se convirtió oficialmente en un movimiento armado primero desconocido y, una vez finalizado, malinterpretado. Los guerrilleros antifranquistas fueron en muchos casos vetados o registrados de forma anónima en los registros civiles, rechazados sus cadáveres en los cementerios y, finalmente, expulsados de la historia académica. Y la guerrilla, sin embargo, tuvo la suficiente entidad como para no ser confinada a los márgenes de la historia oficial: unos 6.000 hombres en armas (de los que murieron unos 2.170) y más de 20.000 enlaces detenidos; 256 guardias civiles muertos y 370 heridos, según cifras de Secundino Serrano. Es cierto que jamás se perfiló como un medio de acabar por sí mismo con el régimen, pero se convirtió en la única resistencia que preocupó verdaderamente al régimen franquista durante la primera década. En palabras de Paul Preston fue “la oposición más seria al régimen de Franco”.

Autor: FAM

l Manco de Agudo. Fuente: https://www.publico.es/actualidad/tierra-escondia-historia-del-manco.html
Honorio Molina, apodado “Comandante Honorio”, era natural de Villarta de los Montes (Badajoz) y tenía 31 años cuando murió. Fuente: https://elpais.com/elpais/2010/03/16/actualidad/1268731027_850215.html Consultado en 21/10/2021.
Ejemplo de reunión de los miembros de una agrupación guerrillera, en este caso de la partida de “Ligero”. Fuente: PRIETO PRIETO, Ángel, Guerrilleros de la libertad: resistencia armada contra Franco, Madrid, Oberon, 2004, p. 165.

Localizaciones relacionadas

Estas son algunas de las localizaciones relacionadas con las que puedes interactuar en el mapa.

La 21ª División de la 2ª Agrupación Guerrillera
Actuaciones de la partida de “El Manco de Agudo”
Reorganización en la dirección del AGLA en 1949
José Antonio “Chilava” y Manuel López Duro “Yerno del Caracol” en la lucha guerrillera
Del maquis francés a las sierras de Cuenca y Guadalajara durante 1945. El grupo “I de Guerrilleros de Guadalajara”
Los grupos de “Capitán” y “Delicado” en la serranía conquense y primeros golpes económicos

Acontecimientos relacionados

Estas son algunos de los acontecimientos relacionados que puedes visitar.

El 5ª Sector del AGLA durante 1950 y 1951
Acciones guerrilleras durante la reestructuración del AGLA en 1949
Reorganización del 5º Sector del AGLA en 1947
Senderos de la memoria: Ruta de Moya